Una de las habilidades más importantes del ser humano es su capacidad inventiva y el desarrollo de la tecnología. Y es que gracias a la tecnología el hombre ha evolucionado hasta llegar al día de hoy. Desde la sociedad hasta las empresas, todos los campos y sectores industriales se ven afectados por el desarrollo tecnológico. Prueba de ello es que sectores tan específicos como el buco-dental se aprovechan de estas técnicas. Por ejemplo, el DSD o diseño digital de sonrisa (del acrónimo inglés, Digital Smile Design) es una técnica que aprovechan los dentistas para conseguir una sonrisa en tu cara de por vida.

¿Qué es DSD o diseño digital de sonrisa?

EL DSD o diseño digital de sonrisa se origina como respuesta a las necesidades de la sociedad moderna. Son muchos los pacientes que demandan otro tipo de operaciones buco dentales diferentes a los sistemas tradicionales. Con esto queremos decir que mucha gente busca tratamientos sin dolor, más eficaces y mucho mejores (desde un punto de vista estético), y por supuesto, más baratos. En definitiva, se trata de pacientes exigentes que buscan algo diferente e innovador.

Lo bueno es que gracias a la tecnología, en este caso, el DSD o diseño digital de sonrisa, se llevan los tratamientos buco dentales a otro nivel. Pero, ¿en qué consiste el diseño digital de sonrisa? La respuesta es fácil, el odontólogo tiene en sus manos una herramienta de comunicación que permite diseñar y crear arte en forma de sonrisa.

Esto es posible, gracias a la combinación de fotografías digitales y sistemas de reconocimiento facial y dental que permiten al dentista conseguir mejores resultados en el diseño de nuestra boca. Para ello se hace un estudio previo de la boca y se planifica el tratamiento a la vez que mejora el flujo de comunicación con el laboratorio y el paciente. En definitiva, el DSD o diseño digital de sonrisa es una herramienta que tiende puentes entre el especialista dental, el paciente y el laboratorio.

DSD o diseño digital de sonrisa en Ubeda

Este proceso comunicativo permite realizar las siguientes acciones:

  1. Diseñar una sonrisa con dientes prácticos y funcionales a la vez que bonitos. Además, todo se realiza desde un estudio previo de las características de la boca y cara del paciente. De esta forma, se consigue un mayor efecto global ya que se hace un estudio total de la cara y la boca. Finalmente, no podemos olvidar que se tienen en cuenta los gustos del paciente en función de las recomendaciones del experto para diseñar la sonrisa.  
  2. Este formato visual reduce el riesgo de prueba y error. Hay que pensar que el DSD permite ver todo con antelación en el ordenador, lo que da un margen de maniobra y actuación. Por ejemplo, para hacer dientes provisionales. De esta forma, nuestro paciente puede llevarlos un tiempo para acostumbrarse a ellos, ver cómo le quedan estéticamente y si se siente cómodo o no. En definitiva, mejora el resultado final y evita visitas al dentista.
  3. Otro aspecto que mejora el DSD es la adaptación a la nueva forma de morder y sonreír.  El diente tiene una forma natural de morder y sonreír, y gracias a la visualización previa se puede revertir la operación, lo que evita el típico desgaste de los dientes, o al menos lo reduce mínimamente.
  4. Por último, no podemos olvidar que gracias al DSD el dentista tiene menos trabajo ya que tiene una especie de guía de trabajo. Gracias a este manual o guía de trabajo que nos provee el DSD, el odontólogo puede actuar más fácilmente en cada parte del proceso al poder visualizar y planificar con antelación cada parte del tratamiento.

¿Cuáles son los beneficios del DSD y por qué deberías pensar en utilizarlo?

Al margen de que puedas ver el resultado final antes de hacer nada en tu boca (gracias a la representación digital y el software), lo cierto es que los puntos positivos de innovadora técnica son los siguientes:

  • El primero y más importante, ver el diseño final antes de iniciar ningún tratamiento u operación en tu boca.
  • El segundo es que al ver la apariencia en el ordenador es posible reproducir otros cambios, añadir modificaciones y simulaciones que ayudarán a mejorar el resultado final.
  • Por otro lado, esta técnica permite guardar una base de datos sobre la reconstrucción de nuestra sonrisa. Esto es especialmente útil para el futuro ya que tenemos todo guardado en formato digital. De esta forma, tenemos acceso directo a nuestro historial dental y lo podemos compartir con el dentista con lo que también facilitaremos su trabajo.
  • Además, es un proceso divertido y que permite una comunicación con el cliente. ¡Recuerda, una imagen vale más que mil palabras! Y es que no es lo mismo ver cómo va a quedar la boca que te lo cuente el dentista.
  • Por si fuera poco, reduce el tiempo del tratamiento final. Piensa que el diseño ayuda al dentista a planificar toda la operación y el tratamiento. Al poder visualizar el resultado y darle nuestro ok, el dentista puede detallar la fecha y tener todo controlado lo que redunda en una sonrisa de lujo.

¿Cómo se consigue?

Todo el tratamiento y las operaciones previas se consiguen mediante técnicas de reconocimiento facial y fotografías que posteriormente se pasan en el ordenador. Después y gracias al software se trabaja de forma digital sobre la base de las fotografías que se han tomado previamente. Gracias a determinados programas y herramientas informáticas que usan tecnología 3D, se hacen modificaciones hasta conseguir un resultado “virtual” que se aproxime a la idea y resultado estético que desee el paciente.

Posteriormente, estas modificaciones se trasladan a la realidad en tres dimensiones con máquinas de impresión 3D. Estas impresoras se encargan de la fabricación de los nuevos dientes, fundas o carillas. Por si fuera poco, también permite la construcción de dientes adicionales o provisionales, además de por supuesto, los definitivos.

Por último, el laboratorio se encarga de darles el toque artístico final para que los dientes parezcan más naturales, lo que redunda en una mejor sonrisa al emular lo más posible a los dientes naturales. Este apartado del proceso se lleva a cabo en la clínica dental, es aquí donde el odontólogo da los retoques finales y los adhiere definitivamente sobre los dientes propios del paciente o el implante, en función de cada caso. 

En Fórum Dental, somos especialistas en DSD o diseño digital de sonrisa y contamos con todas las técnicas más innovadores e invasivas del mercado. Si quieres conocer un poco más sobre nuestros servicios no dudes en visitar Clínica Dental.