Es fundamental que nuestros pequeños aprendan a lavarse los dientes de manera asidua. Pero no es una tarea fácil, muy pocos colaboran y tienden a hacerse los remolones para evitarla. Como padres debemos asumir que no es una labor sencilla, pero la higiene dental es fundamental para el perfecto desarrollo bucodental de nuestros menores. Para ello, os dejamos esta serie de recomendaciones:

  • 1.- Demostrarle nuestro apoyo Debemos enseñarle la forma correcta de cepillarse los dientes hasta que aprendan por si solos. Hay que ser pacientes en esta fase de iniciación, pues hasta que no alcancen los siete años no van a ser capaces de valerse por sí solos.
  • 2.- Crear una rutina. Si se nos olvida constantemente el cepillado de nuestros hijos lo van a tomar como algo excepcional. Para ello debemos crear una rutina diaria, después de comer o antes de acostarse son los mejores momentos para que nuestros hijos se cepillen los dientes.
  • 3.- Recompensar no, felicitar sí. Debemos felicitar a nuestros menores cada vez que se cepillen lo dientes para que se sientan motivados y animados por su esfuerzo. Si lo recompensamos, el niño interpretará que cepillarse los dientes es algo horrible ya que conseguirá un premio.
  • 4.- Elegir cepillo de dientes. Para ello acompañaremos a nuestro hijo para que lo elija, si tiene forma y colores divertidos va a aumentar su interés por lavarse los dientes. Ojo con el tamaño del cepillo, además tenemos que tener en cuenta que este indicado para su edad.
  • 5.- Debemos cepillarnos los dientes con nuestro hijo en el espejoEs fundamental que nuestro pequeño vea el proceso de cepillado para que sepa exactamente dónde y cómo debe hacer hincapié. Utilizaremos para ello un taburete para que se vea frente al espejo.
  • 6.- Imitar a los mayores Enlaza con el apartado anterior. Los niños tienden a imitar el comportamiento de sus mayores. Por eso es fundamental que vean como sus padres se lavan los dientes, así de camino podrá aprender a cepillárselos.
  • 7.- Explicarle el por qué. Razona con tu hijo porque es tan importante cepillar los dientes. Utiliza frases sencillas y palabras que puedan comprender. Podemos decirles que así su boca olerá bien, que nuestros dientes vana brillar más o que tendrán una sonrisa muy bonita.