Asegúrate que el presupuesto dado por tu dentista no incluye letra pequeña. Y recuerda, la salud de tu boca no es el negocio de nadie